Para aquellos que pasaron por la etapa de los cuarenta años, debe ser un deleite recordar esa etapa, para los que no han llegado, espérenla y disfrútenla.

Hablar de los ciclos que conlleva la vida: infancia, pubertad, adolescencia, juventud, madurez y obviamente la vejez, puede causar diferentes sentimientos tales como: tristeza, alegría, depresión en fin, son diferentes en cada ser humano y depende de cómo se vivió cada etapa. Yo debo ser respetuoso y hablar de mis propias experiencias y de lo que mis sentidos han podido captar claro está que hoy por hoy contamos con herramientas muy poderosas que nos acercan a información de gran importancia para nuestro crecimiento.


Hay un dicho , cada etapa de la vida trae sus cosas buenas y malas, pero de todo lo que yo he vivido puedo decir que esta etapa de los cuarenta es maravillosa, es tan llena de dulzura, amor, tranquilidad, es como si todos los sentidos de mi cuerpo exploraran cada día, es como un satélite que recoge y entrega información.


Esta etapa donde no sabemos si estamos viejos, maduros, no sabemos si somos atractivos, elegantes o apuestos y hasta malucos, lo que sí es seguro, es que despertamos un cierto grado de atención por donde pasamos sea buena o mala, eso cada quien debe descubrirlo. En mi caso me siento tan bien y tan lleno de amor hacia mí mismo que por momentos me reboso de felicidad, es una felicidad por que a los cuarenta he podido descubrir que soy cada día mejor ser humano, me he concientizado de implementar nuevos hábitos y dejar viejas y dañinas costumbres, en esta etapa estoy en una búsqueda de la realización espiritual, la cual antes ni siquiera yo pensaba en eso, hoy la forma de alimentarme es mejor, y ni hablar de la experiencia sexual que experimento hoy a los cuarenta, es fascinante, rica, placentera, deliciosa es un descubrir continuo, es la unión de muchas cosas del pasado con la felicidad del presente.
 

Rate this item
(0 votes)