El Atlántico comprometido ante el cambio climático

25 Abr 2017
41 times

Alberto Escolar Vega, director de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA), indicó que en el año 2016 se invirtieron $73 mil millones en programas y proyectos enmarcados en siete líneas estratégicas contempladas en el plan de acción ‘Atlántico, frente al cambio climático’. Esto lo dio a conocer en la audiencia rendición de cuentas de la entidad de la vigencia 2016 que se llevó a cabo en las instalaciones de Combarranquilla Country.

Ecosistemas Marino- Costeros, Gestión Integral del Recurso Hídrico, Capital Natural, Educación Ambiental, Globalización de Asuntos Ambientales, Gobernanza Ambiental y Crecimiento Institucional fueron los lineamientos estratégicos sobre los que la CRA realizó las inversiones.

Pedro Lemus, secretario privado de la Gobernación del Atlántico, presidió como delegado de la administración departamental la instalación del acto de rendición de cuentas.

En su discurso destacó las acciones que se consolidaron en la vigencia 2016, que incluyen canalizaciones de arroyos en Barranquilla y Soledad, la construcción del Dique carreteable en Puerto Velero, las obras del lago El Cisne, las dos declaratorias de áreas protegidas para la conservación, la inversión para las estaciones de monitoreo para medir la calidad del aire y el logro de que Barranquilla fuera escogida como sede de Bioexpo Caribe 2017.

“Puerto Velero ha cambiado drásticamente con la construcción del dique carreteable; con esta obra se han mitigado los efectos del cambio climático en la subregión costera, generando un impacto positivo no sólo para el departamento sino para la región Caribe”, dijo Lemus quien señaló que la actividad turística, en ese municipio de Tubará, se reactivó con la inversión cercana a los $11.000 millones.

“Lo que se ha hecho con el lago El Cisne es digno de replicar. La recuperación de este cuerpo de agua que estaba en crisis ambiental hoy está lleno de vida. El llenado artificial y el tratamiento de las aguas del arroyo León que abastecen el lago han hecho que el ecosistema recobrara la vitalidad, tanto así que varias universidades adelantan investigaciones y desde otras regiones han manifestado el deseo replicar esta intervención”, sostuvo el funcionario de la Gobernación.

Escolar Vega, se refirió a los aportes que se han realizado desde la corporación para ponerle fin al anhelo de los barranquilleros y soledeños de acabar con los arroyos que han cobrado muchas vidas. Dijo que se aportaron $320.000 millones para financiar la canalización de siete arroyos de Barranquilla, donde se desembolsaron $22.000 millones en el 2016 y el resto se desembolsará en vigencias futuras.

Asimismo, el director de la CRA, Alberto Escolar Vega, expuso que actualmente en Soledad se adelanta la canalización de 2.100 metros lineales de los 3.700 que se construirán para acabar con el arroyo El Salao.

En cuanto a áreas protegidas de conservación en el departamento del Atlántico se proyecta declarar dos zonas con gran potencial por el alto contenido de biodiversidad que corresponden al ojo de agua del corregimiento de Caracolí (Malambo) y el Triángulo de la Reserva en Tubará que se sumarían a las 2.900 hectáreas de bosque seco tropical, ya declaradas como áreas de conservación y reserva ecológica, creando una conectividad entre Luria (Usiacurí), Rosales (Luruaco) y Palomar (Piojó).

Con una inversión superior a $1.200 millones, el Atlántico cuenta con una red departamental de monitoreo de la calidad del aire (dos en Soledad, dos en Puerto Colombia, dos en Malambo y una en Luruaco). Estas estaciones se encuentran en proceso de recopilación y captura de información que pueda ser utilizada por la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA) para tomar decisiones en materia de contaminación atmosférica.

Pedro Lemus reconoció también el buen desempeño que la CRA mostró en el concurso que se llevó acabo el año pasado que le valió el premio de ser escogida como sede de Bioexpo Caribe 2017. “Este espacio lo disputaban entre cuatro corporaciones autónomas regionales que aspiraban liderar la más importante feria ambiental a nivel nacional, con la cual se podrán conocer los avances en materia ambiental que viene adelantando el departamento y se podrán gestar oportunidades de negocios”, señaló.

“Hemos jugado un papel fundamental en el desarrollo de la región caribe, apuntando a las grandes obras, esas que para los ciudadanos eran imposibles de resolver y a las que nunca se les había prestado atención. Las atendimos, escuchamos el clamor ciudadano y hoy nos llena de satisfacción aportarle a un departamento fortalecido, con mayores oportunidades de desarrollo frente a la posibilidad de atraer más inversión para esta zona del país”. Así lo destaca su director Alberto Escolar Vega.

Dique carreteable en Puerto Velero
El año 2016, la construcción del dique carreteable paralelo a la línea costera de Puerto Velero en el municipio de Tubará, como estrategia de mitigación de los efectos del cambio climático en la zona costera, generó un impacto positivo no solo para el Atlántico, sino para la región caribe, al fortalecer el que hoy es un destino turístico para muchas personas provenientes de todo el país.

En Puerto Velero, se reactivó el turismo mejorando las actividades asociadas a este importante sector de la economía del caribe, del cual dependen cientos de familias. Aunque la inversión inicial fue de 10 mil millones de pesos, en ejecución de la CRA y el Departamento de Prosperidad Social, en esa vigencia la CRA adicionó 988 millones para garantizar la sostenibilidad del proyecto, resolviendo una problemática que restaba competitividad a la región.

Arroyos en Barranquilla
Otra de las inversiones tienen que ver con la contribución que hizo la Corporación al desarrollo de la ciudad de Barranquilla, con $320 mil millones para financiar la canalización de 7 de los arroyos más peligrosos de esta ciudad, desembolsando 22 mil millones en el año 2016 y el resto se desembolsará en vigencias futuras. Un aporte que dio un enorme impulso al alcalde Alejandro Char, al contribuir con la canalización de los arroyos: Hospital, la calle 76, la 21, calle 75, Carrera 65, Calle 58, Calle 91 y 92.

La solución al problema, había sido un anhelo de los barranquilleros, que por décadas dejó incalculables pérdidas materiales y humanas. Aunque este es uno de los proyectos más trascendentales de la alcalde Alejandro Char, se destaca el interés de la autoridad ambiental departamental en su propósito de respaldar al mandatario local, a hacer realidad el sueño de una Barranquilla sin arroyos, y aunque poco se ha reconocido a nivel mediático esta inversión, se convirtió en una de las más relevantes que ha realizado esta Corporación.

Malecón en el embalse El Guájaro
Construcción de 2 km de muro malecón en el embalse El Guajaro, realizado para contener las aguas pero pensado en mejorar el entorno y la calidad de vida a los habitantes de los corregimientos de La Peña y Aguada de Pablo, quienes por más de 20 años sufrieron la inclemencia del humedal, cada vez que se desbordaba arrasando con todo a su paso. Para mantener esta obra, en el 2016, se trabajó en mejorar la conectividad del cuerpo de agua con el canal del Dique. Como ésta, otras acciones de la Corporación han devuelto la tranquilidad a muchas familias del Departamento.

Lago El Cisne.
La Ciénaga El Rincón o lago El Cisne, en el municipio de Puerto Colombia también se menciona dentro de esas acciones que han transformado sectores que por años estaban en completo abandono. Aquí, se hizo toda una obra de biotecnología de punta, con el llenado artificial de este humedal a partir de un proceso que viene desde el arroyo León, pasando por un tratamiento de sus aguas hasta llegar al cuerpo de agua. Hoy, es objeto de investigaciones académicas como un laboratorio abierto desde el Atlántico para el país, además del interés que ha despertado desde otras regiones como ejemplo a replicar.

Arroyo El Salao, Soledad.
Otra gran problemática que llegó a su fin con las ejecutorias de la Corporación, es la del temible arroyo El Salao del municipio de Soledad, que por años arrasó con muchas viviendas y se apoderó de la tranquilidad de sus habitantes. Hoy, se adelanta la canalización de 2.100 metros lineales de 3.700 que serán construidos y que desde ya pone fin a la angustia de los soledeños.

Áreas protegidas para conservación.
Como estrategia de mitigación ante las consecuencias de los cambios del clima, se proyecta declarar dos nuevas zonas potenciales de conservación con alto contenido de biodiversidad, que corresponden al Ojo de agua (Caracolí, Malambo) y el Triángulo de la Reserva (Tubará). Esto para sumar a las más de 2900 hectáreas de bosque seco tropical, ya declaradas como áreas de conservación y reserva ecológica, creando una conectividad entre Luria (Usiacurí), Rosales (Luruaco) y Palomar en Piojó.

Por décadas, el Departamento había estado rezagado en esta meta. Este ha sido uno de los proyectos bandera del director Alberto Escolar y tal vez uno de sus mayores retos a nivel profesional, impulsar la declaratoria de áreas protegidas. Seguramente, porque su experiencia en el sector, lo obliga a pensar en que esta es una de las principales fortalezas que puede tener una región para afrontar lo que se viene en materia de variabilidad climática.

Estaciones de monitoreo
Desde el año 2016, con una inversión de la CRA que supera los 1.200 millones de pesos, el Atlántico cuenta con una red departamental de monitoreo de la calidad del aire y se encuentra en el proceso de recopilación y captura de la información a fin que pueda ser procesada por parte de la CRA para la toma de decisiones en materia de contaminación atmosférica. Son siete instaladas: 2 en Soledad, 2 en Puerto Colombia, 2 en Malambo y 1 Luruaco.
Lo anterior, reviste especial importancia este logro para la región caribe, ya que de 168 estaciones de este tipo instaladas en el país y avaladas por el IDEAM, los equipos del Atlántico, se encuentran dentro de los 30 mejores en tecnología e innovación.

Sede de Bioexpo Caribe 2017

En el 2016, la CRA ganó la sede de Bioexpo caribe 2017, tras haber concursado entre cuatro corporaciones autónomas regionales del país que aspiraban a liderar esta feria ambiental que es la más importante a nivel nacional, espacio en el que se promueve la oferta y demanda de bienes y servicios de negocios verdes y sostenibles que contribuyen al mejoramiento de la calidad ambiental, además que permite identificar posibilidades de negocios a nivel regional, nacional e internacional. Se llevará a cabo en el mes de octubre, en el Centro de Convenciones Puerta de Oro.
 

Rate this item
(0 votes)